22 de enero de 2009

El quid de la cuestión.

Los que no nos encontramos en posiciones establecidas, predefinidas de antemano no se sabe según que razonamientos o condicionamientos se nos presentan varias dudas con respecto a la amenaza de huelga de los jueces. Con mi escasa formación en leyes (más bien nula) pero con un poco de sentido común si que he llegado a una conclusión, no debe estar muy claro en la Constitución o demás leyes de rango inferior si realmente disponen de ese derecho o no, con lo que vuelvo a dudar respecto al tema que nos ocupa ¿tienen derecho los jueces a la huelga?



En contra de ese derecho hay varios razonamientos basados en la pura lógica como la separación y no confrontación entre poderes del estado o la pérdida de independencia, ya que si quieren disponer de los derechos elementales de todos los trabajadores deberían también asumir sus obligaciones, ¿hay algún trabajador que tenga el sueldo vitalicio?, ¿hay algún trabajador que no pueda ser despedido?

Pero también hay argumentos a favor como la mala situación de la justicia en España, o la gran presión a la que están sometidos, por no hablar que se trata de un derecho elemental reconocido hace ya muchos años.

Sigo dudando.

No nos olvidemos tampoco de que el derecho de huelga no es algo gratuito, está regulado por ley e incluso prohibido explícitamente para ciertos sectores. Se trata de un derecho, pero todos tenemos la obligación de utilizarlo de manera responsable.

Y, en este punto, se me plantea mi principal dilema, ¿a quién se acude cuando aparece un conflicto?, es decir, ¿quién delimita, en caso de duda, dónde acaba nuestro derecho y comienza el bien común? ¿quién interpreta la leyes y las aplica hasta determinar lo que se ajusta o no a derecho? ¿QUIÉN DECIDE, EN CASO DE DUDA, SI UNA HUELGA ES LEGAL O NO, ES JUSTA O NO?

Llegamos entonces al quid de la cuestión, y es que si todos estamos dudando si pueden los jueces ir a la huelga o no, ¿quién va a determinarlo? ¿quién juzga a los jueces? ¿quién va a decidir si pueden ejercer su derecho cuando la sociedad duda acerca de ello?

Me parece un buen motivo para que no puedan ir a la huelga, y en todo caso, si finalmente se llega a ese extremo, acepten además las otras obligaciones comunes a todos los trabajadores, y se eliminen prerrogativas que se pierden en el origen de los tiempos, cuando su poder no se limitaba a juzgar.

2 comentarios:

JULIÁN CÁRAX dijo...

Yo creo que deben tener derecho a la huelga con limitaciones e servicio.

Tengamos claro que no son superiores a nadie y que lo único que son, son trabajadores del estado.

Que además, que triste interpretan las leyes!!!! Como que intterpretan???' Que triste!!!! Cada uno que haga lo que le de en gana segun sus tendencias, sexuales, políticas, etc...

Realmente son un sector que se creen superiores y a mi me dan pena y tristeza ver su poca ecuanimidad.

Las leyes se deben interpretar o se deben llevar a la práctica??? En manos de quien estamos???

Magnusson dijo...

Entiendo su utópica afirmación, pero todos sabemos que vivimos en un mundo imperfecto, lleno de personas imperfectas, regidas por unas leyes imperfectas, por eso hay que interpretarlas.
Otra cosa es lo que usted plantea y donde nos llevan esas "interpretaciones", quién las hace y con qué fin.

Estamos ante uno de los tres poderes del estado, y una vez más, como los otros, abusan de ese poder que NOSOTROS les hemos delegado. Repito, el máximo poder somos NOSOTROS, muy por encima de los otros 3, y somos NOSOTROS quienes les entregamos la cuota de poder que corresponde a los jueces, por mi parte diré que yo no lo hice para que me dejaran colgado ni para que me chantajearan. Como siempre, me siento traicionado.