5 de enero de 2012

Yo NO soy independentista


Sería de necios no reconocer las diferencias existentes entre las diferentes comunidades autónomas en España, cualquier andaluz de buena fe reconocerá los pocos rasgos en común que tiene con un gallego, un aragonés o un manchego. Sinceramente diré que me siento tan en común con un madrileño como con un austríaco, y eso es algo que en algún momento todos tendremos que reconocer. Aun así, estos hechos diferenciales no son "per se" razón suficientemente poderosa para constituirse en un estado.

No pierdas la paciencia, sigue leyendo.

Partiendo de este simple punto de vista que creo poder calificar como medianamente objetivo llego a plantearme la legitimidad del independentismo tanto en Cataluña como en otras regiones "históricas" del estado español , no dejándome de sorprender la utilización que de ese independentismo se está llevando a cabo por los que teóricamente son sus máximos defensores.

Y es esa valoración de la legitimidad del independentismo la que no puede en ningún caso basarse en criterios objetivos, ya que cualquier dato económico, social  o cultural será siempre utilizado por ambas partes con criterios completamente subjetivos según su ideología. Por cada economista que aporte datos para justificar  "objetivamente" la conveniencia de la independencia aparecerán 10 que con diferentes criterios objetivos justificarán la opinión contraria. Y a la inversa, por ahí no vamos a ningún lado.

Parto del hecho primordial de que cualquier pueblo tiene derecho a su autodeterminación si así lo desea, y tratar de basar esta petición en criterios objetivos es absurdo y contraproducente especialmente para quien la defiende, ya que el mero hecho de desearla  es razón  más que suficiente para justificar su legitimidad. Sobran ejemplos en la historia para demostrar que todo pueblo que ha reivindicado su independencia de forma sostenida ha acabado finalmente consiguiéndola , aunque haya sido en la gran mayoría de casos de forma triste y absurda. Quisiera pensar que esos modos quedaron ya obsoletos y que pudiera conseguirse en estos tiempos con procedimientos más pacíficos y democráticos.

Los actuales garantes del separatismo en Cataluña (léase ERC, CiU, SI, PSC? ...) están cometiendo, en mi opinión, un grave fallo estratégico que van a cobrar sus votantes a medio-largo plazo, se trata de presentar el independentismo, la separación del estado español, como solución a la actual crisis económica : es como si intentáramos curar una gripe y nos recetaran una pomada para las hemorroides. 

La no aceptación de responsabilidades políticas en la gestión de la crisis, la corrupción, el uso del independentismo para justificar los recortes y el engaño a los ciudadanos sobre las medidas a tomar indican claramente, en lo que a la casta política se refiere, que son más los factores que nos unen a otras comunidades que los que nos separan.

El argumento del expolio económico por parte del estado español resultará siempre falaz si la gestión política en Cataluña no es ejemplar, y no lo ha sido en absoluto. Quizás lo que se esperaba era que el "seny" catalán llevara a nuestro dirigentes a afrontar con valentía la crisis y a no utilizar el independentismo para justificar unos recortes que en gran parte vienen provocados por su mala gestión, la del gobierno actual y  la de los últimos 10 años, pero no, en lugar de eso nos han demostrado que el único hecho diferencial en estos momentos es la lengua, el catalán se ha convertido en una especie de arma arrojadiza que usan los que deberían protegerla, así como los que quieren argumentar pretendiendo que en Cataluña existe algún conflicto provocado por  la coexistencia de 2 lenguas : sólo veo intransigencia en los dos extremos de la cuestión, no en los ciudadanos ni en el día a día.

¿Sabes cuál es la consecuencia más grave? que también aquí nos lo estamos empezando a creer, sin saberlo y sin ser conscientes estamos españolizando nuestro caracter, y eso es culpa del estado de confrontación que debe crearse para forzar un hecho que no debería nunca ser forzado : la independencia. Si tiene que venir que venga, pero que lo haga de forma natural y pacífica, por que lo quieren sus ciudadanos y no por que conviene a una clase política que sólo quiere manejar su cortijo a su antojo y sin ningún tipo de interferencia.
Hay que ser responsable, no, mejor : tenemos que ser responsables y preguntarnos que hemos hecho mal cuando la imagen que tenemos fuera de Cataluña no es otra que la de Carod Rovira o Laporta, hagamos ese esfuerzo, hagamos autocrítica, ¿dónde nos hemos equivocado?

Tengo la convicción de que nos va a salir muy caro, y no me refiero ahora al término económico, por mi parte diré que me resulta completamente indiferente tener a los desgraciados que dirigen el gobierno a 200 kilómetros o a 600. Lamentablemente son la misma mierda, no avanzaremos hasta que no lo entendamos.

¿Cómo solucionamos esto? es sencillo, con una actitud valiente, convocando un referéndum y preguntando al pueblo acerca de su futuro. ¿Por qué no se convoca? porqué no conviene ni a unos ni a otros, unos no pueden poner en duda la unidad del estado y otros perderían su principal baza  para negociar sus cuotas de poder : un referéndum que no ganarían. ¿Quién le pone el cascabel al gato? mientras todos seguiremos idealizando un futuro que nunca nos traerá nada mejor mientras no decidamos delegar nuestro poder en manos de gente más honrada, humilde y con vocación de servicio. 

AH! por cierto, independiente o no, yo me quedo y a quien Dios se la dé San Pedro se la bendiga...

2 comentarios:

Julian Carax dijo...

La verdad es que lo que se tiene que hacer es respetar a todo individuo. Quiera o no la independencia!!! Totalmente de acuerdo con lo lamentable que es nuestra clase política.

Dani Maldonado dijo...

Muy buen análisis. Profundo, sincero y yendo a la raíz del problema. Que lastima que los medios de comunicación no sean capaces de escribir así.